Luz en la Sombra: trascender a un Todo mayor

Buen día de inicios de otoño! ???

Tiempo de disminución de las horas de luz solar, de volverse en cierta manera para adentro tras la apertura del período estival.

La foto de la frase adjunta es uno de los mensajes clave de Carl Jung, un grande de la exploración del mundo interno. Gurdjieff, otro grande, decía exactamente lo mismo, desde el estudio y aplicación del Eneagrama.

«Cualquier cosa» aquí significa: defensas, negación a mirar lo que es, resistencias, autoengaño, mentiras, narcisismo inconsciente, dificultad en observar el propio ego, su estructura y consecuencias en la vida cotidiana… Todo ello para no ver la propia Sombra, para seguir en las zonas de confort/disconfort… con tal de no tomar la responsabilidad de lo que no me gusta de mí o, simplemente, de lo que todavía no conozco de mí -incluídos los aspectos agradables pero a los que somos fóbicos como la ternura o la vulnerabilidad porque nos pueden poner en situación de riesgo en las relaciones-. Todo ello se traduce en la repetición de los mismos patrones dolorosos de siempre, en la generación de síntomas y, por supuesto, en insatisfacción. Esa insatisfacción vivida directamente como tal o también desde una automanipulación contrafóbica (rebeldona, negando el miedo o la mentira de la propia vida) de falsa felicidad ante «la galería»… En fin, más de lo mismo.

¿El antídoto?…

Un trabajo continuado de AUTOOBSERVACIÓN, gran herramienta de autoconocimiento.  Autoobservación sin juicio ni autocastigo, encaje de bolillos psíquico…   También dejarse entrar lo que otr@s nos dicen de nosotr@s, aunque duela o moleste.  Atreverse a mirar con coraje lo que necesité ocultarme u ocultar a otr@s desde la infancia, por la falta de amor habida en esa temprana etapa de la vida, junto al amor y la mirada que sí hubo: suficientes para sobrevivir emocionalmente, pero quizá no suficientes para vivir plenamente.

No ver lo propio escondido, las zonas ciegas, es muy común. Entra dentro de la realidad innegable de la Sombra o Inconsciente personales. La ocultación a otr@s es bastante difícil de lograr, al menos con algun@s otr@s que saben mirar. Pero también con otr@s que tampoco ven lo propio, incapaces de mirarlo como propio así que lo proyectan en un@ mism@. Como un@ mism@ proyecta en los demás lo no aceptado adentro de un@. En fin, bucles de bucles de bucles de inconsciencia por ausencia de mayor conciencia, por no etreverse a sentir el dolor de la existencia.

Tomar responsabilidad de ello, hacerse cargo para poder transformarlo, poner la  el bisturí de la propia atención y la Luz de la Conciencia en lo oscuro, llegar a respetarlo como parte de mí, integrando lo que nos era inadmisible… hasta abrazarlo con amor, como algo que nos fue necesario para sostener el dolor de la vida, y traerlo a la Conciencia. Madurar como Ser. Tomar así el Todo que Soy, con valor, con lo agradable y lo desagradable, aumentar la visión del  Ser completo que Soy. Un ser humano finito con un Espíritu infinito… y lo que cuesta balancear estos dos niveles de ser!!

Más allá de la conciencia ampliada e integrada de ese Todo individual, también llegar a intuir, incluso sentir profundamente, NUESTRA PERTENENCIA A UN TODO mucho más grande que la propia limitada existencia humana. Ese sentir que un@ pertenece a eso más grande, amplio y abarcativo, se le llame Universo multidimensional, la Fuente, la Madre Naturaleza, Dios Madre-Padre, la relación íntima entre Cielo y Tierra, la danza constante entre lo masculino y lo femenino eterno como lo define acertadamente el Taoísmo simbolizado con el Yin yang, la integración de las polaridades en la  Terapia Gestalt y el trabajo de Jung,…

Aquí se manifiestan y expresan dos Principios herméticos -ocultos por siglos para proteger su capacidad de mostrar la Verdad oculta y porque no le interesa sean conocidos a los falsos poderes de este mundo, para seguir manteniendo a la Humanidad sometida y desconectada del propio poder interno-. Los Principios de Como es afuera es adentro y Como es arriba es abajo.

A ellos se refiere algo que para quien no ha llegado a un cierto nivel de integración personal le cuesta tanto comprender por el dolor no aceptado y el sufrimiento inútil, ya que la verdadera Comprensión pasa por la experiencia, muuuuuucho más allá del conocimiento intelectual: que TODO ESTÁ DENTRO DE NOSOTR@S, como todo está en el Todo.  Somos Seres multidimensionales en nuestro interior, igual que la realidad externa es multidimensional. Desde el descubrimiento vívido y vivido de esto tan grande podemos acceder a ello de manera experiencial, innegable, inevitable cuando un@ se abre a la experiencia de lo inefable.

Ahí andamos much@s haciendo camino para cocrear y coparir (en el sentido en que escribí en una publicación en su día en esta misma web, sobre este nuevo término) la nueva Humanidad que anhelamos, de Seres completos, a veces con el dolor no evitable de parirnos de nuevo, de morir a lo que no es afín a la Sagrada Vida y renacer así más complet@s y viv@s que nunca.

 

Ahó!

Por todas mis relaciones!

Inlack’esh! (Yo soy otr@ tú)

~ Beatrix del Sol.  24.09.2019 ~ 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.